Tres destinos para disfrutar de Cantabria

  •   31/05/2017
  •   Comentarios

Continuamos con nuestro empeño en recorrer todos los rincones de la península para compartir con vosotros los lugares escondidos, las puestas de sol, los mejores platos o esas playas perdidas que tanto nos gusta recomendar.

Hoy #EnLaCarreteraCervezaSIN viaja a Cantabria para disfrutar de algunos de esos parajes norteños, bañados por el Mar Cantábrico y pintados por verdes paisajes. Teníamos ganas de coger la moto o el coche y perdernos por allí para descubrir algunos de sus secretos. ¿Te vienes con nosotros?

Camino Lebaniego

Liébana es la región de Cantabria que se ubica en la frontera con Asturias, en el centro del Parque Nacional de los Picos de Europa. Desde el punto de vista turístico, está ubicada en plena naturaleza y cuenta con el teleférico de Fuente Dé que da acceso directo a los Picos de Europa y a sus múltiples actividades: trecking y escalada en verano y raquetas y ski de travesía en invierno.

Pero, sobre todo, Liébana cuenta con una enorme riqueza cultural, la comarca llegó a ser, en la Edad Media, uno de los lugares más importantes de España gracias al Monasterio de Santo Toribio, que junto con Jerusalén, Roma y Santiago de Compostela, es uno de los cuatro lugares del Cristianismo donde se puede obtener dicho “Jubileo” mediante la peregrinación, pues allí se encuentra el “Lignum Crucis”, el fragmento más grande de la Cruz de Cristo. 

Muchos peregrinos llegan hasta aquí realizando el llamado “Camino Lebaniego” que discurre entre San Vicente de la Barquera y el Monasterio, atravesando los municipios de San Vicente de la Barquera, Val de San Vicente, Herrerías, Lamasón, Peñarrubia, Cillórigo, Potes y Camaleño.

Un recorrido por parajes naturales de gran belleza jalonados de ejemplos capitales del patrimonio arquitectónico de Cantabria y que puede rematarse disfrutando de un cocido lebaniego acompañado de una cerveza SIN bien fresca.

Playa de Los Caballos

Cantabria cuenta con más de 220 kilómetros de costa, que más de noventa playas que cumplen los deseos de los diversos gustos de los visitantes de Cantabria. Entre ellas tienes donde elegir, grandes, pequeñas, urbanas, agrestes, recogidas y tranquilas o abiertas al Mar Cantábrico.

Nosotros te recomendamos una visita a la conocida como Playa de Los Caballos, situada en la costa central de Cantabria, en las inmediaciones de Cuchía (Miengo).

No es una playa turística ni con parking y ahí es donde reside su encanto. El acceso al arenal ha de realizarse a pie por un sendero. Es una playa poco transitada recomendada para disfrutar de su paisaje, de su arena dorada y los acantilados que la rodean.

Podemos terminar la visita acercándonos a Cuchía, del que tan solo dista 1 kilómetro y parar en su chiringuito para disfrutar frente al mar de sus navajas, garbanzos a la marinera, las populares rabas o los bocartes y para rematar, su famosa tarta de queso.

Cueva de Cullalvera

Y como ya hemos tenido nuestra ración cultural y de montaña y una ración de mar, concluimos con la visita a una de las muchas cuevas que tiene la comunidad cántabra.

Partiendo de la base que las populares cuevas de Altamira son prácticamente imposibles de visitar, os proponemos otra opción que seguro os impresionará. Nos estamos refiriendo a la Cueva de Cullalvera.

Situada en la zona arqueológica de Ramales, perteneciente a la localidad de Ramales de la Victoria, es una cavidad de grandes dimensiones con una espectacular boca de entrada. Un impresionante recorrido para disfrutar de un buen número de pinturas rupestres de unos 13.500 años de antigüedad que seguro te cautivan.

Toda una experiencia para concluir esta variada ruta por tierras cántabras que te hemos propuesto. ¿Te animas?

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© En la carretera, cerveza SIN es una iniciativa de la Asociación de Cerveceros de España con el apoyo de la Dirección General de Tráfico