¿Te has preguntado por qué hay tantas curvas “innecesarias” en la carretera?

  •   27/01/2016
  •   Comentarios

Circulamos con nuestra fiel compañera de dos ruedas por una ruta, y de repente, tras varios kilómetros, empezamos a virar nuestro manillar una y otra vez, enfilando curvas que supuestamente carecen de sentido. Y no entendemos nada, pues observamos que la carretera podría continuar perfectamente en línea recta sin necesidad de recurrir a tanta maniobra de curvas que, aparentemente, resultan peligrosas. En ocasiones pensamos incluso que estamos rodeando algún espacio privado, o esquivando algún tipo de obstáculo como una montaña o riachuelo.

Nada más lejos de la realidad.

Aunque no lo sepas, esas curvas están ahí para salvarte la vida… en caso de que te entre sueño en la carretera. Según Michael Tretacoste, director del centro Turner-Fairbank, la mayoría de los accidentes se producen por este motivo: largas, solitarias y monótonas carreteras con poco tráfico en las que el conductor termina saliendo de la calzada por un despiste, o directamente, porque se duermen.

Por esta razón, los ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, encargados de diseñar estas travesías, a la hora de embarcarse en un proyecto de estas características tienen como norma no diseñar ninguna carretera en la que los conductores circulen en línea recta durante más de un minuto sin tener, cuanto menos, un poco de curva.

Aunque ahora respondemos a esta gran pregunta (que seguro que muchos moteros os habéis planteado en algún momento), este hecho ha sido materia de estudio durante muchos años. No en vano, a partir de los años 80, las carreteras empezaron a incluir en sus calzadas las bandas sonoras en sus arcenes, y a día de hoy son un elemento imprescindible de nuestras vías. ¿El resultado? Durante el periodo de prueba que tuvo lugar en la autopista de peaje de Pensilvania, las salidas de la calzada descendieron en un 70%. 

Seguro que sois muchos los moteros que en ocasiones dudáis de la utilidad que tienen muchos de estos elementos de nuestras carreteras. No desconfiéis, pues como ocurre con vuestras experiencias y aventuras a dos ruedas, nada ocurre por casualidad y todo tiene un sentido. Prestar atención a la carretera, y sobre todo, asimilar que el alcohol y la conducción son incompatibles, resulta clave para todos los conductores. ¿A qué esperas? Seguro que estás deseando parar en un bar, tomar una cerveza SIN y explicarle a algún compañero motero el porqué de tanta curva “innecesaria”.

Están ahí para mejorar nuestra seguridad y ser testigos de tus grandes rutas.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© En la carretera, cerveza SIN es una iniciativa de la Asociación de Cerveceros de España con el apoyo de la Dirección General de Tráfico