SIN Riders de tapas por Valladolid

  •   17/11/2016
Featured Video Play Icon

En nuestro periplo por España, hacemos un alto en el camino en Valladolid, ciudad perfecta para tomarnos una cerveza SIN bien fría acompañada de una tapa. Y es que esta ciudad ha experimentado en los últimos años una auténtica revolución en el picoteo, también conocido como tapa o pincho, llegando a ofrecer desde lo más tradicional a lo más vanguardista.

Si empezamos por lo más tradicional, no nos queda más remedio que cruzar las puertas de un local casi centenario lleno de historia y buenos sabores: El Suizo (calle Doctrinos s/n). La familia Urrea lo regenta desde hace 87 años. Tres generaciones que han hecho de sus gambas a la gabardina una tapa mundialmente conocida, ya que es raro el turista que viene por la ciudad y no se acerca a probarlas. Dos gambas en paralelo, rodeadas de una fina masa y fritas en aceite de oliva para darle el punto crujiente. Se hacen en el acto, según pedido. Dicen que para que estén tan ricas la clave es una buena materia prima y mucho cariño… pero de cómo está hecha esa sabrosa masa no dicen ni “mú”.

Seguimos paseando por el centro peatonal y tranquilo de esta ciudad castellana para toparnos con un clásico del tapeo español: las patatas bravas. Las hay prácticamente en cada ciudad del país, pero las de La Mejillonera en Valladolid (C/Héroes de Alcántara, 8) dicen que son las mejores. Se trata de un plato de patatas ligeramente cocinadas acompañadas de una salsa blanca de ajo y otra picante por encima… parece muy sencillo, pero nadie sabe cuál es la fórmula secreta con la que hacen estas patatas. Lo único que sabemos es que están espectaculares. Una maravilla y sin duda, una ración perfecta para combinar con una cerveza SIN. No es que sean un volcán, pero su ligero toque picante hacen que cada trago de nuestra caña se agradezca más aún.

Seguimos nuestro paseo y en los soportales con más historia, cruzamos la puerta de los fogones más arriesgados y valientes de esta ciudad: Los Zagales (incluir dirección). Aquí encontramos los pinchos más innovadores y vanguardistas como su conocido “Obama en la Casa Blanca” que fue pincho de oro ciudad de Valladolid y se presenta en una mini sopera que asemeja al famoso edificio estadounidense, que al abrirla encontramos un poquito de hojaldre, una crema de champiñón, un huevo de corral trufado hecho a baja temperatura y una patata deshidratada con tinta de calamar. Cuando lo mezclamos obtenemos una explosión de sabor.

Otro de su grandes pinchos y posiblemente del que más orgulloso están es el Tigretostón con el que ganaron el premio Nacional de Pinchos; se trata de recordar a aquella merienda de la infancia, el Tigretón. Y su apariencia y presentación es casi idéntica, pero está hecho de pan frito con una crema de morcilla, cebolla roja confitada y crema de queso.

Esto han sido solo tres recomendaciones, la punta del iceberg . Valladolid tiene una oferta de las más amplias y variadas. Sin duda es el lugar perfecto para disfrutar de una cerveza SIN con los 5 sentidos, sin prisas, con calma y saboreando el momento

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© En la carretera, cerveza SIN es una iniciativa de la Asociación de Cerveceros de España con el apoyo de la Dirección General de Tráfico