Moverse en caravana es más sencillo de lo que crees

  •   06/09/2018

Ser autónomo, ir allí donde quieres sin preocuparte de reservar alojamientos, buscar billetes, etc… Si lo tuyo es viajar a tu ritmo y sin depender de nada ni de nadie hoy te traemos una forma fácil de recorrerte la Península en los últimos coletazos del verano de una manera diferente: en autocaravana.

Puedes elegir entre una gran diversidad de paisajes y zonas como la costa, el interior, viaje gastronómico o cultural… Así que llévate la casa a cuestas y lánzate a vivir la experiencia donde tú decides cuándo y dónde ir en todo momento.

Si eres de interior…

Te recomendamos hacer la ruta de la carretera de la N502 que va desde Ávila hasta Arenas de San Pedro donde podrás disfrutar  de las piscinas naturales y los impresionantes paisajes de la Sierra de Gredos. A escasos kilómetros también encontrarás la carretera de los pantanos, la M-501, donde te recomendamos hacer una parada imprescindible en el El Tiemblo, un pueblo donde te sorprenderá la belleza de algunos de sus rincones, como El Castañar. Para no desaprovechar esta parada, también puedes visitar el Pantano El Burguillo a unos 4km del pueblo, frontera natural de la Reserva del Valle de Iruelas y un lugar perfecto para darte un último chapuzón este verano.

Si eres más de costa…

Te recomendamos un par de rutas para disfrutar de cada kilómetro y deleitarte con las vistas y paisajes.

Seguro que ya has escuchado hablar de la ruta del Alt Empordá, Gerona, en esta ruta flanqueada por los Pirineos y el Mediterráneo podrás disfrutar de historia y rincones que te enamorarán. Entre las paradas imprescindibles al recorrer estas carreteras, se encuentran Cadaqués, situado en el extremo norte de la Costa Brava donde no puedes dejar de visitar su impresionante faro y en la parte más alta del pueblo la iglesia parroquial de Santa María; Figueres, una ciudad que representa un importante nudo de comunicaciones que la convierten en puerta de entrada y parada obligatoria para los más viajeros que cruzan la frontera España-Francia. No puedes irte de Figueres sin visitar la Torre Galatea, residencia de Salvador Dalí en los últimos años de su vida y el Castillo de San Fernando, construido en 1743 por orden del rey Fernando VI.

Algunas de las siguientes paradas más llamativas que puedes realizar en esta ruta son Roses, destacada por sus zonas de playas vírgenes; Peralada, una localización del año 500 a.C. con su relevante residencial habitual de los Condes que hoy es un museo y que se encuentra dentro del convento del Carmen; Empuria Brava, la Venecia Española donde las casas se separan por agua; y, finalmente, Sant Martí d’Empuries, un vecindario donde solo viven 60 habitantes y que se ha conservado como pueblo medieval.

Nos vamos al Norte…

Otra opción que te planteamos es una ruta que como punto de partida tiene Pontevedra y finalizará en la famosísima capital del peregrinaje Santiago de Compostela, donde podremos dar un paseo y disfrutar de la gastronomía de la zona.

Una vez hemos conocido Pontevedra, como punto de partida, podemos encontrar a unos 8 km Combarro, un antiguo pueblo de pescadores conocido por sus famosos hórreos y sus callejuelas. Pero seguimos nuestra ruta y nos vamos al mar: Sanxenxo, uno de los municipios que cuenta con las mejores playas de las Rías Baixas. No olvides parar en Portonovo a probar y disfrutar del marisco y la visita indispensable a la ría de Arousa, donde te informamos que si viajas a principio de octubre podrás vivir la experiencia de la feria del marisco más importante de Galicia.

Tras esta ruta de manjares gallegos e impresionantes paisajes, llegamos a la ciudad de la cuna del peregrinaje: Santiago de Compostela, donde es imprescindible visitar la catedral y la fachada del “Obradoiro”  que recibe miles de peregrinos cada año.

¿Listo para la aventura?

Esperamos que esta recomendación de rutas para disfrutar de la Península de una manera diferente, viviendo la naturaleza, la cultura y los miles de rincones que esconde nuestro país te sea útil para disfrutar de estos últimos coletazos del verano y del buen tiempo. Y recuerda que, siempre que quieras hacer una parada porque el calor aprieta, la cerveza SIN es el mejor aliado en la carretera si tienes ganas de disfrutar una cerveza bien fría.

 

 

 

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© En la carretera, cerveza SIN es una iniciativa de la Asociación de Cerveceros de España con el apoyo de la Dirección General de Tráfico