Gasolina, montaña y nieve: la mezcla perfecta

  •   21/12/2015
  •   Comentarios
Featured Video Play Icon

Se han hecho esperar, pero el manto blanco y el frío ya empiezan a cubrir las montañas más altas de toda España. Una ocasión perfecta para volver a tomar la carretera y demostrar que un viaje a la nieve puede ser mucho más que esquiar si se lleva gasolina en las venas. Para ello, vamos a vivir varias experiencias relacionadas con el mundo del motor en el Valle de Arán, ¡la aventura promete!

Nuestro primer encuentro fue con la mítica marca italiana de las cuatro ruedas, Maserati, para probar sus dos últimos modelos: el Ghibli y el Quattroporte. El trazado de las carreteras de montaña resultó ser escenario perfecto para que estas máquinas puedan demostrar de lo que son capaces.  Empezamos con el Ghibli, y es que, dentro de  los motores que nos ofrece la marca, esta se convierte en la más potente gracias a un V6 biturbo de 410 cv y 3000 cc. Los últimos dos años ha sido nombrado el mejor coche de su categoría, algo que se nota en su pilotaje, capaz de proporcionar una potencia asombrosa, con un régimen de consumo más conservador, llegando a gastar 6 litros a los 100 kilómetros.

El siguiente motor resultó aún más sorprendente, ¡teniendo en cuenta que se trataba de un helicóptero! Nuestros guías de Skicenter siempre cuentan con experiencias impresionantes, y en este caso, no fue menos. Qué sensación tan emocionante, subirse a la cabina, escuchar la turbina y el rotor, para terminar adentrándonos en las cimas más altas e inexploradas de Baqueira. El piloto nos dejó en una ladera totalmente virgen y nuestro experimentado guía nos llevó por un descenso sorprendente: teníamos la montaña para nosotros solos en su versión más salvaje.

Fue entonces cuando los SIN Riders  finalmente tomamos contacto con una moto… aunque esta no tuviera ruedas. Nos subimos a unas motos de nieve para embarcarnos en una excursión única por uno de los bosques de abetos más importantes de Europa. No hay mucha diferencia entre este tipo de moto y una normal, a excepción de del peso que se ejerce sobre el vehículo. En este caso, debe cargarse en el sentido contrario al que giramos a diferencia de una moto convencional. Lo que no imaginábamos era que tras cruzar el bosque, nos esperaría el increíble refugio de piedra de Montgarri: una maravillosa estancia junto a un río donde nos aguardaba el calor de una chimenea, una olla aranesa y unos chuletones a las brasa exquisitos. Un menú que completamos con una ronda de cervezas SIN para que la experiencia fuera perfecta.

Finalmente tuvimos tiempo para esquiar por las pistas convencionales,consideradas por muchos como las mejores de España). No obstante, hay que resaltar que esta experiencia está al alcance de cualquiera, por lo que si realmente lo que quieres es un poco más de emoción, no deberías dejar escapar nuestra propuesta para un perfecto viaje invernal.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© En la carretera, cerveza SIN es una iniciativa de la Asociación de Cerveceros de España con el apoyo de la Dirección General de Tráfico