Consejos para conducir embarazada

  •   09/11/2017

Muchas mujeres asocian el embarazo a una etapa de evitar todo riesgo y no realizar acciones que pudieran generar algún peligro para ellas y su bebé. Una decisión lógica, dado el malestar que acompaña en ocasiones a los primeros meses de gestación y el temor que da siempre enfrentarse a algo tan importante.

Pero no debemos olvidar que un embarazo es una etapa más de la vida y salvo que exista alguna indicación médica que nos incapacite para ello, debemos intentar seguir haciendo vida totalmente normal, incluyendo a la hora de conducir nuestro coche. Hoy en #EnLaCarreteraCervezaSIN vamos a darte unos consejos para que puedas salir al asfalto con todas las garantías y puedas disfrutar al máximo siguiendo unas pautas.

  1. Sigue los consejos de tu médico

Los primeros meses de embarazo tienen ciertas complicaciones, es por ello que será nuestro médico quien indique los cuidados que tenemos que tener en caso de que sean necesarios.

Los mareos y las nauseas, la somnolencia, la ciática, las contracciones o el riesgo de parto prematuro, son algunos de los problemas que pueden impedirnos conducir con normalidad. Si tienes síntomas que pueden mermar tu capacidad de conducción, no lo hagas, pero si no hay causas que nos afecten, debemos afrontar el día a día con normalidad.

  1. La importancia del cinturón de seguridad

Utilizar el cinturón es obligatorio para todas las mujeres embarazadas. En lugar de usar el habitual, es recomendable usar los cinturones de tres puntos de anclaje con bandas pélvica o inferior y torácica o superior, o con adaptadores.

El cinturón no debe estar holgado ni apretar y se situará con la parte superior entre los pechos y la inferior a la altura de la cadera, debajo del vientre. Nunca apoyado sobre éste ya que en caso de accidente la presión podría provocar daños al feto.

  1. Precauciones a tener en cuenta

Estando embarazada puedes conducir, pero no es conveniente hacer largas distancias ni pasar demasiado tiempo al volante.

Ante todo debe primar la comodidad por ello:

– Tu espalda debe estar lo más recta posible para facilitar una conducción cómoda y segura.

– Desplaza tu asiento hacia atrás para aumentar la distancia con respecto al volante y al salicadero, de este modo, si el airbag se activara, evitarías que pudiera afectarte.

– Regula el reposacabezas para proteger el cuello y la cabeza.

– Dirige el volante siempre hacia el pecho en altura, nunca hacia la cabeza ni el abdomen.

Los descansos

– Si viajas, descansa cada vez que lo necesites, al menos cada dos horas. Al salir del coche da un pequeño paseo de unos diez minutos para desentumecer las piernas.

– Es conveniente que en tu coche lleves siempre bebida y algo de comida para disminuir el riesgo de bajadas de tensión o de azúcar.

La conducción

– Conduce de manera suave, aumentando la distancia de seguridad habitual con otros vehículos y evitado maniobras como acelerones o frenazos bruscos que puedan alterar tu salud o la de tu bebé.

– Procura evitar atascos, las horas punta y otras situaciones que puedan generar estrés.

¿Cuándo podrás volver a conducir?

Después de dar a luz tu médico te indicará cuándo podrás volver a conducir, pero por lo general no suele exceder de un mes.

Como ves, el embarazo y la conducción son compatibles. Únicamente hay que tener en cuenta ciertas precauciones, así que ya sabes, sigue las recomendaciones de tu doctor, disfruta del día a día y #EnLaCarreteraCervezaSIN.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© En la carretera, cerveza SIN es una iniciativa de la Asociación de Cerveceros de España con el apoyo de la Dirección General de Tráfico