¿Cómo debe ser la conducción nocturna en la ciudad?

  •   26/08/2015

Si circulamos en moto durante la noche, son muchas las ventajas con las que nos vamos a encontrar: hay menos densidad de tráfico, si son meses calurosos, la temperatura será más agradable, etc. Pero, del mismo modo, nuestra conducción debe ser todavía más cuidadosa, ya que se produce una disminución de la agudeza visual, se aprecian peor los obstáculos y no vemos los colores de la misma forma y nos podemos confundir. Por ello, debemos circular a una velocidad menor y con más precaución que por el día.

Así que os dejamos algunos detalles que debemos tener en cuenta, si vamos a coger nuestra moto por la noche, sobre todo, por la ciudad:

Por supuesto, la primera a tener en cuenta es la velocidad, sobre todo, si conducimos por ciudad. No importa si lo hacemos por una ancha avenida o pequeñas calles, por la noche, la velocidad debe ser más reducida. No nos podemos confiar ya que al haber menos densidad de tráfico nos parece que es menos peligroso, pero no es así.

Del mismo modo que hay que extremar las precauciones con la velocidad, la segunda regla fundamental para la conducción nocturna es hacernos visibles. Es decir, si durante el día esto es fundamental, durante la noche se vuelve imprescindible: por la noche, lo esencial, que nos vean. Para ello debemos asegurarnos de que nuestro vehículo lleva correctamente reglados los sistemas de alumbrado tanto los delanteros como traseros, cerciorándonos de que la intensidad y altura son los correctos, para evitar deslumbrar a otros conductores.

Unida a estas dos va la tercera: la distancia de seguridad. Siempre es importante, tanto de día como de noche, pero para evitar sustos y accidentes, debemos circular a una distancia de seguridad suficiente que nos permita no deslumbrar al conductor que llevamos delante cuando nuestra luz incida en su retrovisor interior.

Esas son las tres claves fundamentales para la conducción de noche. A esto le tenemos que añadir el sentido común, es decir, si has tenido una jornada intensa de trabajo u otras actividades y no te ves capaz de realizar una conducción segura, apostaremos siempre por descansar, posponer el desplazamiento o bien, recurrir a otro medio de transporte si estamos en ciudad.  Es esencial, como ya hemos dicho, que extrememos nuestra vigilancia, estar más atentos y de los demás vehículos para poder reaccionar ante movimientos inesperados.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© En la carretera, cerveza SIN es una iniciativa de la Asociación de Cerveceros de España con el apoyo de la Dirección General de Tráfico