Cinco mandamientos para una conducción segura

  •   20/04/2016
  •   Comentarios

Cuando circulamos ya sea por carretera, ciudad o por caminos sin asfaltar, procuramos ser prudentes. Es algo que hemos aprendido desde que nos instruyeron a la hora de sacarnos el pertinente carnet de conducir y también es algo que hemos ido ganando con la experiencia. Si bien es cierto que en muchas ocasiones pecamos de confianza y descuidamos algunos aspectos que afectan a nuestra seguridad.

Hoy en SIN Riders vamos a repasar los cinco mandamientos para una conducción segura, porque aunque en ocasiones otros conductores o diversos factores pueden ponernos en riesgo, si somos precavidos, estaremos más protegidos. Por ello es muy importante poner en práctica una actitud preventiva y tener en cuenta estos consejos:

1. Equipación adecuada

La prevención empieza en casa. Debemos ser conscientes que de en moto somos mucho más vulnerables que circulando en coche, así que antes de subirnos a ella tenemos que ir correctamente equipados. Hay que contar todos los componentes necesarios para conducir correctamente protegidos. Empezando por el casco, siguiendo por los guantes (que no hay olvidar ni cuando el calor apriete), además las protecciones necesarias para el cuerpo, ya sea en forma de chaqueta de cuero, mono, sin olvidarnos del calzado apropiado.

2. La postura sobre la moto

Los conductores noveles quizá no sean conscientes de la importancia de una correcta postura encima de la motocicleta. Incluso, algunos experimentados adquieren vicios que no son del todo recomendables. En primer lugar, debemos ir centrados sobre el asiento, con el trasero apoyado en medio del mismo. El tronco debe ir inclinado hacia delante, arqueando ligeramente la espalda y llevando el vientre hacia el depósito. De esta manera los hombros podrán bascular a un lado y al otro, dependiendo de hacia donde tomemos la curva y procurando no dejar los codos muy abiertos. No tenemos que tener los músculos de los brazos en tensión, al contrario, estos deben ir relajados pero preparados para cualquier imprevisto, y además,las piernas deberán ir plegadas al lado del depósito. Es una postura que iremos asumiendo y perfeccionando cuantos más kilómetros tengamos a nuestras espaldas, que harán que nuestro cuerpo se adapte cada día mejor y forme parte de la misma conducción.

3. La importancia de la precaución

La prudencia es una de las claves para estar seguros en carretera. El exceso de velocidad es uno de los grandes peligros, con lo que adecúala a los límites fijados en cada vía. Una buena visibilidad es primordial si no queremos encontrarnos con alguna desagradable sorpresa. Siempre tenemos que dejar espacio suficiente para saber qué nos vamos a encontrar y por ello, conviene controlar el tráfico desde el lateral mejor que desde el centro. No debes aproximarte a vehículos grandes, ya que perderás anticipación en caso de adelantar, algo que debes hacer siempre con rapidez y la suficiente seguridad.

4. Cuidado con las curvas

La técnica para tomar correctamente las curvas se va perfeccionando con el tiempo, y una vez dominada, nos proporciona uno de los mayores placeres sobre nuestra motocicleta. Para evitar perder el control de la máquina tenemos que seguir una serie de indicaciones que nos eviten invadir el carril contrario o salirnos literalmente de la carretera. La vista  debe estar siempre puesta en la curva, buscando el mejor sitio para inclinarnos y trazar correctamente el movimiento. Debemos cogerla siempre por el exterior, sin pegarnos al arcén y frenando ligeramente según entramos en ella, ya sea con el mismo freno o reduciendo la marcha. Una vez hemos iniciado el frenado procedemos a inclinarnos y según lleguemos a la salida de la misma, volveremos a acelerar y a enderezar la moto. Como decimos, el tiempo nos ayudará a hacerlo cada vez mejor.

5. Frenar correctamente

Una de las principales causas de caída en moto se produce por una frenada incorrecta, ya sea por brusquedad o por falta de anticipación. Las condiciones de los neumáticos deben ser siempre las adecuadas para no perder agarre, además de las del sistema de frenado. Tenemos que mantener siempre una distancia de seguridad correcta para poder frenar con anticipación. Usando la transmisión haremos que la velocidad de la moto disminuya de manera gradual para que el sistema de frenos tenga menos esfuerzo. Y es básico que seamos más precavidos cuando circulemos por un pavimento mojado, con grava suelta o manchas de aceite.

La técnica más adecuada para detener tu moto correctamente es activar el freno delantero e inmediatamente después el trasero, lo que hará que el peso del cuerpo no genere más inestabilidad; pero hay hacerlo de manera progresiva y anticipándonos todo lo posible. En suelos mojados deberemos hacerlo con mayor suavidad para evitar derrapar. Y cuando por necesidad tengamos que realizar una frenada más brusca, debemos apretar el depósito con los muslos ya que ayuda a que el peso del cuerpo no vaya demasiado hacia delante.

Además de estos consejos, te recordamos que tienes a tu disposición multitud de cursos de seguridad que podrían serte de mucha ayuda.

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© En la carretera, cerveza SIN es una iniciativa de la Asociación de Cerveceros de España con el apoyo de la Dirección General de Tráfico